¿Empleador o Empleado? 4 claves para distinguirlos

¿Qué pasa si un empleado decide convertirse en emprendedor?

Aunque no a todos se les da de manera natural, la mentalidad y la actitud correctas pueden ser aprendidas.consultora en alimentos mar del plata

La mentalidad correcta

– Un emprendedor tiende a involucrarse en muchos roles, y sus intereses, experiencia y habilidades abarcan muchas áreas que se combinan entre sí para dar vida a su nuevo negocio.

– Por el otro lado, a los empleados se les paga por desempeñar un papel o función específica dentro de una organización, por lo que la seguridad laboral, tener un ingreso fijo y desarrollar habilidades muy especializadas suelen ser sus prioridades

Ética laboral y perseverancia

– Muchos empleados viven pendientes del reloj esperando que den las 6 para terminar su horario e irse a casa.
Y puede que muchos no sean capaces de enfrentarse a los obstáculos y fracasos como los emprendedores.

– En una ocasión Steve Jobs dijo que la perseverancia es lo que distingue a los emprendedores exitosos de los que no lo son. Los miembros de este grupo trabajan tanto como sea necesario y perseveran ante cualquier reto al que se enfrenten.

Comprometerse con el aprendizaje

– Cualquiera puede convertirse en un estudiante de por vida si elige comprometerse a desarrollar un interés o habilidad. Los empleados que eligen este camino suelen seguir desarrollando las habilidades específicas que su campo requiere para obtener un mejor puesto.

– Los emprendedores suelen ver esto desde otra perspectiva, aprendiendo a mantenerse vigentes en un mercado que siempre está cambiando. Priorizar el aprendizaje continuo le permite a los emprendedores ser flexibles y resistentes mientras hacen crecer sus negocios.

Humildad

– En el ambiente laboral, los empleados deben alardear sobre su éxito personal y presumir su arduo trabajo para lograr que los asciendan o les den un aumento, especialmente si son parte de un departamento con muchos empleados. Sin la autopromoción, muchos trabajadores se pierden entre la multitud.

– Este nivel de autopromoción a veces puede ser negativo para los emprendedores. Cultivar una humildad auténtica requiere permitirle a los demás contribuir al éxito de tu compañía y construir equipos fuertes. Deben aprender a aprenden a delegar y confiar en la gente que contratan.

En conclusión

Emprendedores y empleados se diferencian en áreas clave, desde la mentalidad hasta la humildad, pero cualquiera puede cambiar de función si entiende estas diferencias y se muestra dispuesto a cambiar de estrategia.

El éxito es posible en cualquiera de las dos áreas, solo tenés que elegir en cuál querés estar.

Escribinos a contacto@raiz.com.ar para más información sobre nuestros servicios como Consultora en Alimentos.

Recordá que también podés seguirnos en Facebook donde nos encontrás como:
Facebook Raiz Consultora

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *