El Pollo y la Intoxicación por Alimentos

El Pollo y la Intoxicación por Alimentos

El pollo es una opción nutritiva a la hora de pensar en preparar una comida, pero el pollo crudo a menudo está contaminado con bacterias Campylobacter y a veces con bacterias Salmonella y Clostridium perfringens.
Al consumir pollo poco cocido u otros alimentos o bebidas contaminados con pollo crudo o sus jugos, puede contraerse una enfermedad transmitida por los alimentos, en otras palabras: intoxicación alimentaria.

consultoria en alimentos mar del plata

A continuación te damos unos consejos para prevenir la intoxicación por alimentos:

1) Colocar el pollo en una bolsa descartable antes de ponerlo en tu carrito de compras o heladera para evitar que los jugos crudos entren en contacto con otros alimentos. O simplemente llevalo en una bolsa separada del carrito.
2) Lavarse las manos con agua tibia y jabón antes y después de manipular el pollo.
3) No lavar el pollo crudo ya que durante el lavado, los jugos de éste se pueden esparcir por la cocina y contaminar otros alimentos y utensilios.
4) Usar una tabla diferente para cortar el pollo crudo
5) Nunca se deben colocar alimentos cocidos ni verduras o frutas frescas sobre un plato, tabla de cortar u otra superficie que antes haya tenido pollo crudo.
6) Lavar las tablas de cortar, utensilios, los platos y las superficies con agua con jabón caliente después de preparar el pollo y antes de continuar con la preparación del siguiente producto.
7) Si vas a un restaurante y crees que el pollo que te sirvieron no está completamente cocido, pedí que lo cocinen durante más tiempo.

¿Cuándo acudir al médico?

Cualquier persona puede contraer una intoxicación por alimentos, pero los niños menores de 5 años de edad, los adultos de 65 o mayores, las personas con el sistema inmunitario debilitado y las mujeres embarazadas tienen más probabilidades de presentar una enfermedad grave.

Hay que tener en cuenta los siguientes signos de intoxicación por alimentos:

1) Fiebre alta
2) Diarrea por más de 3 días que no mejora
3) Heces con sangre
4) Vómitos prolongados que no permiten que se mantengan los líquidos en el cuerpo.

Signos de deshidratación, como por ejemplo:

1) Escasa producción de orina.
2) Sequedad de la boca y la garganta.
3) Mareos al ponerse de pie.

¿Tu negocio en la Industria Alimenticia necesita asesoramiento?
Escribinos a contacto@raiz.com.ar para más información sobre nuestros servicios como Consultora en Alimentos.

Recordá que también podés seguirnos en Facebook donde nos encontrás como:
Facebook Raiz Consultora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *