Manual de Buenas Prácticas de Manufacturas (BPM)

En estos días que vivimos de cuarentena obligatoria, quizá es un buen momento para dedicar tiempo a aquello que no siempre suele estar en cada establecimiento elaborador de alimentos. Nos referimos a la confección de un Manual de Buenas Prácticas de Manufactura (BPM).

Las Buenas Prácticas de Manufactura (BPM) son todos los procedimientos necesarios que se aplican en la elaboración de alimentos con el fin de garantizar que estos sean seguros, y se emplean en toda la cadena de producción de los mismos, incluyendo materias primas, elaboración, envasado, almacenamiento, operarios y transporte, entre otras. Las Buenas Prácticas de Manufactura se refieren a tener procedimientos escritos, al seguimiento de esos procedimientos, a llevar informes y registros de lo realizado. Así nos aseguramos que se obtendrán alimentos seguros, saludables e inocuos para el consumo humano. El Código Alimentario Argentino (C.A.A.) incluye en el Capítulo Nº II la obligación de aplicar las Buenas Prácticas de Manufactura de Alimentos (BPM), asimismo la Resolución 80/96 del Reglamento del Mercosur indica la aplicación de las BPM para establecimientos elaboradores de alimentos que comercializan sus productos en ese mercado.

Cada establecimiento debe tener su propio Manual de Buenas Prácticas de Manufactura donde se documenten y registren los procedimientos de elaboración/manipulación de alimentos, con el fin de asegurar la obtención de productos seguros para que estos sean trazables en caso de encontrarse alguna anormalidad. Pero también se deben establecer por escrito las normas de higiene y prevención, así como los procedimientos de aseo personal y de limpieza de las áreas de producción y almacenamiento, de los servicios higiénicos, pasillos, vías de circulación y recintos administrativos.

La importancia de contar con un manual de Buenas Prácticas de Manufactura reside en tener todo debidamente documentado y explicitado, tanto para los empleados como para los consumidores finales. Sabiendo cómo se debe proceder con la manipulación de los alimentos, el resultado es un buen producto para aquellos que confían en nosotros.

INSTAGRAM:

Estos días pueden ser un buen momento para dedicar tiempo a aquello que no siempre suele estar en cada establecimiento elaborador de alimentos. Nos referimos a la confección de un Manual de Buenas Prácticas de Manufactura (BPM).

Las Buenas Prácticas de Manufactura (BPM) son todos los procedimientos necesarios que se aplican en la elaboración de alimentos con el fin de garantizar que estos sean seguros, y se emplean en toda la cadena de producción de los mismos, incluyendo materias primas, elaboración, envasado, almacenamiento, operarios y transporte, entre otras. El Manual de Buenas Prácticas de Manufactura se refiere a tener procedimientos escritos, al seguimiento de esos procedimientos, a llevar informes y registros de lo realizado. Así nos aseguramos que se obtendrán alimentos seguros, saludables e inocuos para el consumo humano. Cada establecimiento debe tener su propio Manual de Buenas Prácticas de Manufactura.

Sabiendo cómo se debe proceder con la manipulación de los alimentos, el resultado es un buen producto para aquellos que confían en nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *