Consumo de Pescado

Este año, aquellos que celebran la Semana Santa consumiendo pescado deberán hacerlo en el domicilio propio por las medidas de aislamiento dispuestas. De todas formas, incorporar este alimento a la dieta cotidiana siempre resulta aconsejable. El pescado es un alimento de excelente calidad nutricional ya que proporciona proteínas de alto valor biológico, que son aquellas que poseen los aminoácidos que el cuerpo no puede producir por sí mismo. Sus proteínas son de fácil digestión para tener una alimentación saludable.

Es por ello que es importante seguir algunas recomendaciones y consejos para adquirir productos en buenas condiciones.

En primer lugar hay que comprar pescados y alimentos derivados en negocios autorizados para tal fin y que se encuentren en buenas condiciones de higiene, corroborando que los pescados frescos mantengan la cadena de frío en heladeras o recipientes con hielo, y que no estén expuestos al sol o al aire libre. Una vez adquiridos, los pescados y mariscos deben transportarse directamente al domicilio y refrigerarlos de manera inmediata para evitar el corte de la cadena de frío.

Los que opten por pescados congelados, deben controlar que se encuentren correctamente envasados y totalmente rígidos. Una vez descongelados, deben consumirse y no volver a congelarse. En el caso de enlatados, estos no deben estar abollados, oxidados o hinchados, y se debe inspeccionar detenidamente la información del rótulo.

Por otro lado, es indispensable separar siempre los pescados y mariscos crudos de aquellos productos listos para consumir mientras se realiza la compra. También se deben mantener separados en la heladera y durante la elaboración de los alimentos en el hogar.

Para las empanadas ya cocidas y elaboradas, se deben adquirir únicamente aquellas que estén conservadas en refrigeración.

Los pescados y mariscos se deben consumir bien cocidos, y a las empanadas se las debe calentar completamente. Pero, a su vez, aplica especialmente en el caso de los grupos más susceptibles de la población: embarazadas, niños, ancianos e inmunodeprimidos.

Como destacamos siempre desde Raíz Consultora en Alimentos, son fundamentales las normas de higiene y limpieza tanto de los empleados de la pescadería, como de nosotros mismos en nuestra casa al momento de la elaboración y cocción.

Con estas medidas y recomendaciones se evita el riesgo de intoxicación por la ingesta de pescado, cuyos síntomas más comunes son: fiebre, náuseas, vómito, diarrea y urticaria. En caso de presentar alguno de esos síntomas, es necesario dirigirse a un centro de salud para ser atendidos por profesionales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *